Editorial Agua, Hoy y Mañana – Febrero 2016

A finales del mes de enero, debido a los mantenimientos del sistema Cutzamala, se pidió a la población de varias delegaciones de la Ciudad de México y algunos municipios del Estado de México, el apoyo para almacenar agua, hacer uso de ella para las necesidades básicas y de ser necesario, ponerse en contacto con sus organismos operadores para el abasto con pipas. Las actividades cotidianas de los ciudadanos y de los comercios y empresas no podían parar, así que se hizo imprescindible una cooperación entre autoridades y sociedad.
Por otro lado, como en febrero de cada año, en varios países se llevaron a cabo las festividades del carnaval. Sin embargo, debido a la escasez de agua que sufren varios de ellos, se vieron en la necesidad de tomar acciones sin precedentes. Por ejemplo, en Brasil algunos municipios cancelaron las celebraciones, otros modificaron sus exhibiciones y las tradiciones donde comúnmente se usa agua, mientras que en Panamá se establecieron reglas sobre las fuentes permitidas para el uso de la misma en los festejos.
Aun cuando las acciones parecieran las mismas – cuidar y ahorrar el líquido vital ante un fenómeno de escasez- al menos en estos ejemplos, las causas fueron diferentes. Mientras que para unos el motivo fue una rehabilitación preventiva de las tuberías, para otros era el riesgo de quedarse sin el recurso para sus actividades básicas, llegando a afectar las tradiciones culturales y la producción.
Ojalá que el cuidado de este preciado recurso permita en el futuro que nuestras acciones sean por voluntad y no por obligación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *